El día a día nos tiene pendientes de controlar lo que comemos o hacer ejercicio para estar sanos, sin embargo, a veces descuidamos otros temas como la salud de nuestros ojos. Por eso te doy una lista de algunos motivos por los que debes de acudir a una revisión oftalmológica.

 1. Si observas manchitas o particulas flotantes en tu ojo. Estos cuerpos que nadan en tu campo de visión son un defecto ocular que se manifiesta como un conjunto de manchas, puntos o filamentos. También son llamadas como moscas volantes, que son partículas de suciedad, sangre o células que se acumulan en el humor vítreo, el cual no se renueva a lo largo de la vida y que proyectan una sombra en la retina que produce ese efecto en nuestra visión. Quienes las tienen se acaban acostumbrando a ellas, pero no está de más estar pendiente de que se trata de miodesopsias y no un problema mayor como desprendimiento de retina.

 2. Tienes irritación y sequedad ocular constante. Tener los ojos irritados de vez en cuando no es un signo, pero cuando se convierte en algo recurrente podría ser síndrome de ojo seco. Una condición crónica que parece cuando hay falta de lubricación en el ojo, este se requiere tratamiento médico. Otras de las razones que puedan dar lugar a la irritación ocular son las alergias o hábitos de fumar o pasar horas frente a la pantalla del ordenador, que contribuyen a la sequedad ocular.

 3. Al exponer tus ojos a sustancias químicas por descuido. Depende cual sea tu profesión, pero si alguna vez tienes un pequeño accidente en el que una sustancia química entra en contacto con tus ojos lo primero que debes hacer es enjuagarlos bien con agua fría. Después lo mejor es acudir a un especialista para que revise su estado, ya que podría causar una quemadura química o daños irreversibles de los componentes celulares.

 4. Si tienes un dolor repentino en los ojos o sufres derrames con frecuencia. Un dolor agudo podría ser señal de un cuerpo extraño atrapado en el ojo o una posible infección viral o bacteriana, también inflamación ocular o necesidad de cambiar de anteojos, consulta con un especialista.

 5. Ves halos alrededor de las luces. Puede ser signo de que tus anteojos o lentillas no están bien, pero también puede ser síntoma de migraña ocular, una alteración visual que puede afectar tus ojos, los aumentos bruscos de la presión intraocular pueden producir estos síntomas también por lo que es importante consultar con un oftalmólogo.

 6. Los orzuelos. Es algo muy habitual, pues se trata de una infección local dolorosa o inflamación de las glándulas productoras de grasa del párpado que suele desaparecer sola. Sin embargo, hay personas que tienen tendencia a sufrirlos y deben acudir a un especialista para que les ayude a mantenerlo bajo control.

 7. Tener una repentina sensibilidad a la luz. Desarrollar fotofobia es motivo de consultar al médico porque también podría ser motivo de una migraña ocular o algún tipo de inflamación que ha de ser tratada.

 8. Notar que perdemos visión. Han de hacerse las revisiones anuales y cíclicas pertinentes para mantener bajo control nuestra salud ocular.