Los anteojos, además de ayudarnos con los problemas de visión, también son un complemento que define nuestro estilo. Y gracias a la gran variedad de modelos de anteojos disponibles, a continuación te damos algunas claves para que puedas saber de forma sencilla, qué color de anteojos te favorecen. Estos aspectos dependerán del color de tu cabello como de tu piel.

 

El color que debes elegir según tu piel

 

Para elegir el color de la montura, deberás tener en cuenta el tono de tu piel. A las personas con la piel clara o rosada, por ejemplo, les favorecen las monturas de colores plateados o grises, que suelen estar relacionados con las monturas de metal. También son aconsejables los anteojos de colores oscuros, morados, grises, o rosados en monturas de plástico.

 

Por otro lado, las personas de piel oscura suelen acertar cuando eligen tonos más vivos, como el dorado y el bronce en monturas de metal, o tonos más alegres como los rojos, amarillos y naranjas que podemos encontrar en las monturas de plástico.

 

El cabello es otro factor a tener en cuenta

 

El color de nuestro cabello también es un elemento a tener en cuenta en el momento de elegir nuestros anteojos. Así, por ejemplo, la gente con cabello oscuro puede elegir entre los colores como el azul, el granate o el marrón.

 

En cuanto a los de castaño claro o rubio, las monturas de colores pálidos como los rosas, amarillos, verdes o azules en tonos pastel suelen ser las más indicadas. En caso de ser pelirroja o de cabello con tonos cobrizos, debería de probar tonos vivos como el amarillo, verde o azul eléctrico para resaltar la luminosidad en rostro y cabello.

 

Por último, en el caso de las personas con cabello canoso o gris, suelen lucir de maravilla las monturas metálicas en tonos grisáceos o buscar colores que generen un gran contraste como el morado.